Ortodoncia

Nos adaptamos a tu sonrisa, nos adaptamos a ti.

Cada sonrisa está compuesta por cientos de pequeños detalles que hemos de tener en cuenta a la hora de elegir los tratamientos más adecuados.

Y en aquellos casos en los que la ortodoncia invisible no es lo más aconsejable, siempre existe la alternativa de los brackets convencionales.

Una solución eficaz y fiable, que ofrece óptimos resultados.

Además, para los pequeños de la casa, tenemos gomas y elementos elásticos de colores para que los elijan según sus preferencias y vivan la ortodoncia como si fuera un juego.

Ofrecemos varios tipos de aparatos ortopédicos:

Brackets de metal convencionales.

Los brackets metálicos tradicionales son el método de ortodoncia más común y se pueden usar para tratar una amplia variedad de problemas dentales, incluidos dientes torcidos o desalineados, dientes superpoblados, grandes espacios entre los dientes y dientes rotados o protrusivos.

Los brackets metálicos se adhieren a los dientes y están conectados entre sí por un alambre.

Estos ejercen presión sobre los dientes, corrigiendo suavemente su posición.

A medida que cambia la posición de los dientes, el alambre se va reemplazando por otros cada vez más resistentes, asegurándose de que la corrección sea lo más duradera posible.

Es una técnica que cuenta con muchos años de experiencia y que ofrece resultados fiables y probados.

Brackets estéticos de cerámica transparente

Uno de los tipos de bracket más novedosos. Su principal ventaja es que son transparentes y se asemejan al color de los dientes. De esta manera pasan más desapercibidos ya que no incluyen ninguna parte metálica y también ejercen una menor fricción.

Son una excelente alternativa a los brackets fijos convencionales para aquellos pacientes a quienes no les gusta el aspecto metálico en sus dientes.

Adecuados para niños y adultos, estos aparatos permiten tratar la mayoría de los problemas de ortodoncia y son tan efectivos como su versión de metal.

Brackets autoligables.

Los brackets autoligables son una alternativa de ortodoncia rápida, basada en la estética, funcionalidad y comodidad.

Son una solución estupenda para quienes deseen obtener resultados en poco tiempo.

La duración de este tipo de tratamientos es más corta que con otros tipos de ortodoncia.

Los brackets autoligables son una ortodoncia fija de autoligado pasivo. La diferencia es que no utilizan gomas para unirse al arco. De esta forma, se logra mover los dientes a la posición deseada, pero con una menor fricción.